Tres Torres

Patatas Bravas Tres Torres

¿Cómo llegar a Tres Torres?

Calle Calatrava 32, Barcelona

Patata

Puede parecer una patata normal ya que simplemente se trata de una patata platillo con piel cortada a cuartos pero después de todo lo que nos ha explicado Rubén nos hemos quedado boquiabiertos.

La patata tiene previamente un hervor espaciado con cúrcuma, pimentón, laurel, comino y clavo.

Este hervor previo sirve para gelatinizar el almidón, que genera una capa que previene de la excesiva absorción de aceite en las posteriores dos frituras, una a fuego más bajo y la última a máxima potencia.

Una vez fritas salpimienta las patatas y le echa la mezcla a la que Rubén le gusta llamar “tormenta de pimentón”, una mezcla de pimentones (De la Vera, dulce y picante).

Y con esto tenemos una patata crujiente en su exterior con un interior cremoso pero sin desmenuzarse y súper aromatizada.

El resultado: Unas piezas rubias semitostadas entre ahumadas y picantes servidas en la clásica cesta de freidora que en boca son pequeñas bombas de placer.

Salsa

Lo mismo que con las patatas, dos salsas a priori clásicas pero con mucho rollo.

Un allioli de leche, casi una especie de lactonesa con ajo y piparra para darle ese punch de picante.

Y bueno, la salsa brava un clásico cebolla, tomate rayado y oh…. sorpresa… ¡JAMÓN! (Bueno y a parte otras cosas que Rubén no nos pudo decir entre medio de risas).

Precio

3,5€

Patata y Salsa del Tres Torres

Trato

El trato estupendo y excepcional, un personal muy antento dispuesto a hacerte sentir cómodo y que no te falte de nada, uno de los fuertes del Restaurante y del Hotel.

Sitio

Restaurante informal que hay en el interior del hotel Atiram Tres Torres. Toda una lástima porque esta muy escondido y puede parecer que sea solo para los clientes.

La carta va a caballo entre burguer, tapas y brunch y tiene una calidad muy alta tanto en el producto como en la elaboración con una relación calidad/precio muy aceptable.

Tres Torres Interior

Valoración

Rubén Moreno, chef del Grupo Atiram desde hace más de 10 años nos propuso visitar su restaurante para ver si sus patatas bravas daban la talla y ¡WOW! Vaya si la dan. Se trata de un outsider dentro de las clásicas rutas y top de patatas bravas ya que no esta en zonas céntricas y el upper Diagonal de Barcelona dispone de poco transporte público.

Pues lo dicho, estas patatas bravas entran con muy buena nota y esperemos que los braveros del mundo tomen buena nota de ello para irlos a visitar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.