Tapeo

Tapeo Barcelona

¿Cómo llegar al Tapeo?

Carrer de Montcada 29, Barcelona 

Patatas

Hermosa ración de pequeñas y cuadradas porciones de patata. Fritas como deben de ser siempre, una a fuego flojito (para que se confíen) y cuando estén relajadas y tiernas una fritura a mil grados para hacer su exterior crujiente de verdad.

Salsa

Estas bravas, como dicen en Madrid, se pueden considerar mixtas, un allioli hecho con ajos asados, de esta manera ni repite ni te hace llorar, sino que se convierte en una salsa con mucho sabor para esos paladares poco curtidos.

Y luego una salsa picante a base de tomate, pimentón y ñora. De este modo se catalaniza (de autonomías va el juego) la patata brava que normalmente funciona muy bien con pimiento choricero el cual es casi primo-hermano de la ñora.

Acaban siendo dos salsitas muy suaves que no pierden la esencia de las bravas pero tan buenas como fáciles de comer.

Precio

4,5 €

Carta del Tapeo

Sitio

Ubicado en frente del mítico Xampanyet, lugar que engloba tanto el turismo como el cliente local, y a pocos metros de la Catedral del Mar, encontramos el Tapeo, una creación de Daniel Rueda que combina perfectamente las mesas altas con una barra quilómetrica! (Nos recordó tanto al Bar del Pla) con una cocina vista en la que se aprecia todo el trajín de cocinar tapas para tal hambrienta clientela de turistas que se mueren por comer tapas en Barcelona como por los que apreciamos unas buenas bravas o unos callos de largo chup chup.

Interior del tapeo

No os dejéis llevar por su ubicación ni por lo que os explicamos, se trata de un local muy moderno con una decoración industrial, metal y madera que le da un toque de calidez.


Trato

Un derroche de simpatía detrás de la barra. Un personal cargado de paciencia ya que explicar una carta tan local a una clientela tan turística no debe ser cosa fácil.

Valoración

Unas patatas que visualmente parecen del montón, unas bravas con una salsa de cualquier local de Barcelona pero al meterlas en la boca te das cuenta que no es algo baladí ni hecho así de cualquier manera. Están deliciosas, con una patata cocinada de tal manera que su capa exterior es una tela crujiente llena de burbujas, con unas aristas que Jimmy “Estaca” Duggan podría usar para partir la crisma de sus adversarios de lo que llegan a crujir.

Y unas salsas super trabajadas y de la que necesitas mucha para poder saciarte… en el punto de las salsas nos detenemos ya que a sabiendas que se han sofisticado y de matizado para que sean más digeribles para el turista, nosotros le pondríamos algo más de punch. Pero no es más que una opinión personal.

Las Patatas Bravas del Tapeo