El Quim de la Boqueria

Bravas de El Quim de la Boqueria

¿Cómo llegar a El Quim de la Boqueria?

Mercado de la Boqueria, La Rambla 91, Barcelona

Patata

Estupendos, pequeños, rubios y brillantes cubos de patatas que ya están a la vista, marcaditas, pochaditas, casi cruditas que despúes con una fritura en el acto a toda castaña hace que se conviertan en unas esponjitas que explotan en tu boca diciendo… ¡HOLA! Como si estuvieran en plena inauguración de Barcelona 92.

La Parada del Quim

Salsa

Dos salsas puestas con el cariño con el que dejarías a tu hija encima de una cuna, una de ellas es un suave allioli y la otra una anaranjada y potente salsa picante en la que se pueden ver hasta las pintitas de pimientas. Seguro que más de un guiri se ha llevado un buen susto con estas patatas bravas.

Precio

4,5€

Trato

El de mercado, una cercanía espectacular, da igual que sea tu primera vez, la única o la que hace 30, Quim parece que te conozca de toda la vida y le puedes pedir lo que quieras, desde un plato a medida, hasta que tu ración sea un pelín más grande o que te ponga algo que no tiene en la carta… en el mercado se preocupan de que lo tengas ahí.

A nosotros nos preparó en 15 minutos un risotto desde 0, un auténtico crac.

Ah! Y no solo Quim, todo su equipo es una auténtica pasada, el cariño personificado.

Sitio

Después de mudarse por diferentes paradas del mercado de la Boqueria y después de varias remodelaciones el Quim se ha aposentado en el espacio que podría pertenecer a dos paradas del mercado pero dedicándose a la restauración y a la gastronomía.

Un espacio de 15 taburetes (es lo que tiene el mercado, comer en la barra es la única opción) con un toque moderno y en el que todos los camareros / cocineros parece que tengan una coreografía ensayada, ya que por poco espacio que tengan no se chocan y todas las comandas llegan a la mesa.

Y a partir de aquí ¿qué decir de la Boqueria? Un mercado en el que puedes encontrar literalmente de todo desbordado por los turistas pero donde todavía rondan los locales y hacen sus compras. Así que tanto en el Quim como en el Pinotxo (otro must de la Boqueria) te puedes encontrar comiendo unas bravas al lado de un japonés que flipa con el marisco y la tortilla y en el otro lado un vecino de Ciutat Vella, del Gótico o del Raval que ha venido a comer unos callos con cap i pota.

Como única pega… la locura de sentarse en uno de esos taburetes… no se si la solución seria la educación de la clientela o un turnomatic.

Barra del Quim de la Boqueria

Valoración

Entran directamente al top 10 (Uau uau uau tú y yo lo sabíamos!) , un plato equilibradisimo, unas patatas muy bien hechas y dos salsas de escándalo (y si le sumas el trato y los otros platillos ya ni te digo).

Bravas del Quim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.