Yakitoro – Patatas Bravas Chicote

Patatas Bravas Chicote

Patatas Bravas Chicote en un pinchito.

Restaurante Yakitoro de Alberto Chicote

Valoración Patatas Bravas ChicotePatata

Medias patatas asadas con piel servidas en un pincho (Yakitori, de ahí el nombre de Yakitoro) . La piel le da un sabor demasiado terroso aunque no se elimine toda, por lo menos con una parte menos de piel mejorarían. La manera en la que las patatas bravas de Chicote se presentan me parece la mar de original aunque las patatas se presentan solamente braseadas y no fritas. Se convierte en un plato algo más saludable, pero no son las patatas con fritura que seguramente espera un fan de las patatas bravas.

Salsa

Una salsa de tomate con sofrito no picante en exceso. Me recordó a algún tipo de romesco, aunque me costo determinar si la potencia procede del vinagre.

Cabe decir que la salsa brava compagina genial, con estas patatas bravas Chicote da un giro que le aporta sabores mediterráneos.

Trato

El servicio del Yakitoro es encantador, tienes a tu camarero disponible para todo el servicio para que no te falte de nada, dejaos asesorar que siempre aciertan con la elección tanto de platos como de vinos.

Sitio

Se trata de un restaurante donde todo se sirve en pincho o brocheta, ¡hasta el postre! Todo tiene la calidad y sello de Alberto Chicote. Un sitio donde nada se deja al azar y los detalles están muy bien cuidados, la mesa tiene insertada una cubitera con cerveza y bebidas, ves como preparan tu comida en La Cocina central y la música y la iluminación están más que buscadas.

La carta de vinos y cervezas es excepcional para maridar con todos los platos que puedes comer, y como ya habréis comprobado la carta tiene incluso opciones veganas y vegetarianas donde encontrareis, entre ellas, las patatas bravas.

Y por último sorprende su calidad-precio, por 25€ por comensal sales más que bien. Normalmente esta a tope y hay que reservar, pero si os atrevéis a ir sin reserva seguro que os hacen hueco.

Valoración

Pedí las patatas bravas porque he oído a Alberto Chicote clamar al cielo y blasfemar al encontrarse unas patatas bravas con salsa de bote, lo que ocurre que quizás se trata más de un pincho vegetariano o vegano que no un plato para que un patatabravero pueda disfrutar.

Ya que se trata de una patata asada y aunque tiene ese punto más crujiente en el exterior para mi gusto le falto un poco de foundant en el interior y algo más de fuerza en la salsa o incluso convertirlo en una versión “carnívora” con una salsa a base de chorizo o sobrasada como en las versiones madrileñas originales.

El Acueducto Segoviano

El Acueducto Segoviano

1palillos

www.segoviano.es
Av. de la Ciudad de Barcelona, 108, 28007 Madrid

Precio

5,50€

Patata

Bueno, son congeladas no puedo decir nada más que eso. Congeladas de bolsa de las cualquier mayorista de la zona. Se nota mucho por esa forma de medio burbuja en la parte externa y vacías con un puré por dentro. Si hay que decir algo bueno es que por lo menos ni quemadas ni crudas, solamente al punto.
Salsa

La salsa muy digna, tomate triturado natural con pimentón picante muy buena. Con una patata fresca es un plato que sería mucho mejor.
Trato

Como en todos los asadores, un punto muy campechano y simpático, la verdad que ninguna queja y no nos falto de nada. Cuando vayáis dejad propina.

Sitio

Que decir: Un asador, mucha madera, te transporta a esa Castilla del Quijote y con sus carteles con expresiones cachondas o esa gran cantidad de fotos de celebridades (el rey, políticos, futbolistas…) con el cocinero y el dueño y con artilugios tam bizarros como el botijo con pitorro con forma de pene.

Todo tan autentico que hasta en la barra puedes pedir cartas para jugar al mus o cuentas para jugar a los chinos.

Valoración

No vayáis a por las patatas bravas, los callos son tremendos al igual que su cochinillo o lechazo. Pero está claro que patatas bravas en un asador no es buena combinación.