Informal

Informal Barcelona

¿Cómo llegar al Informal?

Carrer de la Plata 4, Barcelona

Patatas

Casi las podemos considerar un trampantojo. Tremendas varillas crujientes de milhojas de patata a las que ya se les presupone un currazo increíble.

Simplemente mordemos una y miramos fijamente su interior, ahí podemos vislumbrar una a una todas las capas tan y tan bien trabajadas.

Como podéis ver solo tenemos grandilocuentes adjetivos para estas patatas… auténtico espectáculo.

Salsa

La forma de palitroque de la patata le impide que estén cubiertas de nuestras salsas favoritas, pero convierten en algo bastante divertido el mojar la salsa en esos cuencos de piedra.

Unos cuencos de piedra rellenos a partes iguales de un allioli suave y ligero y de una salsa atomatada con un punch de picante.

Precio

8,50 €

Vista interior Informal

Sitio

Realmente el Informal es el restaurante del Hotel Theserras, hotel que a su vez tiene una parte superior con coctelería, piscina y con vistas a la Barceloneta y al Port Vell de Barcelona. Esta parte superior recibe el onírico nombre de El Sueño de Picasso.

En la parte inferior (entrando por la Calle de la Plata) tenemos el restaurante como tal, un espacio de revista de diseño en el que solo se oye de fondo el ruido de los cubiertos, las versiones de canciones pop en jazz y las conversaciones dinámicas pero en tono bajo.

Interior del Informal

Trato

Un trato de 5 estrellas, acorde con el estrellato del Hotel, con su hilo musical y con la decoración.

Uno de esos sitios que tratan con mucho mimo al cliente y lo llevan en bolandas. Nosotros fuimos solamente a por unas bravas nos llevaron a la terraza (El Sueño de Picasso) y la verdad que tuvimos un trato excepcional. 

Gimena fue nuestra anfitriona y cuidó de que no nos faltara nada en todo momento, un lujo!

Valoración

Las patatas bravas del Informal casi casi se merecen estar en otra parte del ranking, ya que las patatas se deconstruyen y construyen para llevarlas a otra dimensión.

Aunque se sirven en un sitio y entorno al cual los comedores de patatas bravas no estamos muy acostumbrados (y menos a su precio) ¡Da igual! Tarde o temprano hay que venir y degustar esta obra de arte con la que nos impresiona Marc Gascons.

Unas patatas que seguro que va a hacer las delicias de cualquier bravero/a que se precie.

Exterior Informal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.