Elsa y Fred

¿Cómo llegar a Elsa y Fred?

Carrer del Rec Comtal 11, Barcelona

Puerta de Elsa y Fred

Patata

Gajos de patata (a todo lo que da de alto una patata) puestos en una alargada y delicada construcción.

Obviamente este patatón ha sido pochado y frito a unas temperaturas inauditas para tener ese corazón tierno y ese remate en su corteza.

Añadir que la variedad elegida es todo un acierto, puedo sospechar que agria, pero una kennebec también encajaría. Un tipo de patata muy poco harinosa y compacta que además consigue ese crunchy espectacular en su exterior.

En estos tamaños me cuesta detectar si esta hervida o previamente frita a baja temperatura, de todos modos el trabajo con la patata es excepcional.

Salsa

Un allioli suave, casi casi podemos llamarlo mouselina, una mouselina que brilla y refleja la luz del sol de manera casi mágica.

Un aceite majado y mezclado con bastantes especies y lo que le suministra el punto picante. Todo rematado con cebollino y una variedad de pimientas recién molidas.

Esa gran línea de salsas que cubren todas las patatas es una maravilla, da lástima desmontarla pero cuando lo haces y por fin te la metes en la boca notas que ahí hay amor y trabajo por las cosas ricas.

Precio

6€

Carta del Elsa y Fred

Trato

Correcto sin más, al mediodía con los menús van a tope, tan a tope que a veces los tiempos en servir pueden parecer excesivos, pero en el momento que empiezas con el plato todo compensa.

Sitio

Gastrobar decorado con un gusto exquisito. Casi recuerda el comedor de una casa adinerada de General Mitre de Barcelona.

Fuego a tierra, algún chester, mucho marmol, un gran espejo, lamparas de las de flecos. Todo con mucho detalle y decorado con muchísimo gusto.

Aunque el local realmente es pequeño esta muy bien aprovechado y apetece quedarse a pasar la tarde o todo el invierno.

Interior del Elsa y Fred

Valoración

Se han convertido en un clásico de Barcelona, en un must y en un top, aunque avisamos que tienen mucha elaboración, buen trato por el producto y un sabor espectacular pero no son las bravas de bodega, toscas y con ajo y picante a raudales. Se trata de algo mucho más sofisticado y que hay que saber apreciar con todos sus matices.

En definitiva, son una maravilla que deben de estar en vuestro mapa mental en lo que se refiere a patatas bravas.

Otras patatas bravas del Elsa y Fred

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.