Bar del Pla

Patatas Bravas del Bar del Pla

¿Cómo llegar al Bar del Pla?

Carrer de Montcada 2, Barcelona

Patatas

Unas patatas con una pinta de crujir de aupa. Unos gajos en forma random de un tamaño divinamente descomunal de patata.

Se nota que hay mucha intención detrás pero la manera en la que están trabajadas nos ha hecho encontrarlas crudas en las varias ocasiones que hemos ido (siempre damos la oportunidad no vaya a ser que el cocinero haya tenido una mala tarde).

Aunque vemos la intención en que el exterior se encuentra tostado y el interior se vislumbra tierno, pero nos ha dado algo de bajona que estuvieran crudas en el interior :S

Salsa

Una salsa de tomate dulzona con un recuerdo picantón y un suave allioli. Por desgracia el tomate dulce se come el picante, el gran allioli y las tremendas patatas.

Precio

4€

La carta del Bar del Pla

Sitio

Si metemos en una coctelera la clásica bodega del Born, un restaurante modernista, comida tradicional y el restaurante de guiris sale el Bar del Pla, no sabes lo que es ser hipster de Barcelona o no te mereces tu cuenta de Instagram sino pisas este local del casco antiguo de la capital catalana.

Un reducto de buena comida local en mitad de una de las zonas con un mayor auge tanto turistico como in de la ciudad Condal por lo que estar entre mesas de guiris y de los nuevos pijines/New age/vegan style del barrio es un clásico.

Si que es verdad que el turista que entra tiene la suerte de su vida ya que son platos preparados para un paladar más local y pueden comer a un precio decente tapas bien elaboradas y no provenientes de un arcón frigorífico.

Trato

Muy chulo y personalizado, tu camarero te acompañara durante toda la comida controlando tu zona y no tendrás ningún problema en personalizar el pedido.

Valoración

El Bar del Pla tenia la garantía del primer restaurante y de que aparece en casi todos los rankings clásicos de patatas bravas de Barcelona, así que teníamos muchas esperanzas y ganas de ponerlo en primeras posiciones pero se nos rompió el plinto nada más tastarlas.

Posiblemente sin tanto prejuicio le pondríamos más nota o a lo mejor deberíamos ir un tercer día para cerciorarnos, pero de momento el Bar del Pla queda para el rabo de buey, la butifarra del perol o las croquetas y para la esperanza de encontrarnos unas patatas algo mejores la próxima vez 🙂

Interior Bar del Pla

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.